¿Estigmatizar será un rasgo de nuestra cultura?

Más de 150 personas, especialmente jóvenes, nos reunimos en La Casa Tomada en el mes de julio para compartir conocimiento, reflexiones y propuestas sobre Juventudes y Estigmatización. Un problema, sin duda, que opera en el día a día de miles de chicos y chicas de El Salvador que son tanto víctimas como victimarios.

La Coordinadora de #culturaentretodxs declaró al periódico Equilibrium sobre la jornada:

En un proceso colectivo es que se cae en la conciencia del doble rol (estigmatizados y estigmatizadores) y solo desde la acción comunitaria se pueden romper los paradigmas, es decir desaprender para volver a aprender.

El documental “Más allá del estigma, cultura de la violencia en El Salvador, producido por el Servicio Social Pasionista e ICCO Cooperación inauguró la jornada.

A continuación Claudia Cristiani, Presidenta de la Fundación ACCESARTE, socia de #Culturaentretodxs, presentó las Conclusiones del Estudio cofinanciado por su fundación y la Unión Europea “Cultura mediada: identidad, estigma y percepción del Arte y Espacios Culturales de l@s jóvenes de Las Palmas”
En tercer lugar, Lidy Malakalle y Carlos Cubías, del Colectivo artístico de Las Palmas, Vacilarte, presentaron el Plan de Acción Cultural Comunitario realizado por un comité de jóvenes de distintos colectivos de su colonia
//e.issuu.com/embed.html#2851985/37490868

Por último, Carolina Rovira, coordinadora de FES, Fundación de Educación Superior y coordinadora general  del Informe sobre Desarrollo Humano de El Salvador (IDHES) de 2012 a 2016; Claudia Cristiani, investigadora; Lidy Malakalle, lideresa de Las Palmas; Gerardo Alegría, Procurador Adjunto para la Atención de Grupos en Situaciones de Vulnerabilidad; José Escobar, grafitero; Paula Álvarez, coordinadora Casa Tomada; Verónica Reyna, SSPAS; intervinieron en el Foro abierto en el que también los y las asistentes elaboraron sus preguntas y sus propuestas.

Una de las preguntas que más incidencia pretendía hacer vino precisamente de una joven, Joshie Leban, que preguntó a un técnico de INJUVE por qué la institución no toma un posicionamiento público hacia las políticas de seguridad que violentan a las juventudes en El Salvador, y que permitió hablar de la falta de operatividad de la Mesa Nacional de Seguridad respecto al problema y recordar a instituciones que proyectos de estimulación del desarrollo humano de los y las jóvenes son importantes, pero debemos cuidar las miradas paternalistas y asistencialistas.

Alumnas de Antropología se preguntaron acerca de qué definición de cultura, mediación y desarrollo escogió ACCESARTE como punto de partida para la definición de la metodología de producción de su investigación, a lo que se contestó que se decidió conscientemente no mediar con un glosario predefinido para poder sondear la diversidad de concepciones sobre dichos temas que los y las jóvenes sujetos del estudio tenían al momento de la elaboración. Otro participante recordaba que la juventud no es una, sino muchas, al igual que la cultura; y que dentro de las juventudes había identidades más vulnerables y con más riesgos de ser estigmatizadas como las personas LGTBI.

El Periódico Equilibrium retrata bien algunos factores que generan estigma:

José Ángel Escobar vive en Mariona, zona comprendida entre Cuscatancingo y Mejicanos; vivir allí ha significado sufrir estigma, sobre todo porque es grafitero y la gente cree que manchar espacios es afectar la tranquilidad.

Conocido en el mundo artístico de grafiti como Ansec. José Ángel ha tratado de superar esa estigmatización, como la que sufre la juventud de Las Palmas, una comunidad del Distrito 3 de San Salvador, dividida de los sectores de clase media y media alta por una barrera física de cuatro metros de altura y de varios centenares de longitud, además del Río Acelhuate.

Un representante de Vacilarte expuso la necesidad de elaborar un segundo estudio, ya que el primero tiene fecha de 2014, para explorar si había cambiado la percepción y el problema después de la intervención y activación tanto de las acciones de su colectivo como de las acciones de La Casa Tomada.

Ante la pregunta de si la salvadoreña es una cultura violenta, el panel estuvo dividido, sin embargo todos coincidían en que los medios de comunicación reproducían la idea de que todos los salvadoreños somos violentos contribuyendo a la estigmatización de los jóvenes especialmente.

Otro consenso es que los sistemas verticalistas institucionales, incluyendo las instituciones culturales, son otra causa de refuerzo de la estigmatización de los y las jóvenes, y la propuesta de solución pasa por la participación activa de las juventudes en la toma de decisiones y en la gestión de Lo Público

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s